¿Qué reforma fiscal?

(Publicado este mes en Alternativas Económicas)

Los impuestos tienen dos funciones fundamentales: la recaudatoria y la redistributiva (reducción de la desigualdad social mediante la progresividad, es decir la mayor imposición a las rentas altas). Además, no deben provocar agravios comparativos ni fomentar actividades perniciosas para las personas o para el sistema económico. Estos aspectos están estrechamente relacionados. Por ejemplo, para que un impuesto tenga suficiente capacidad recaudatoria debe ser generalizado, y para ello la población debe percibir que es progresivo y que se utiliza para mantener buenas prestaciones sociales y servicios públicos. Por ello, el sistema debe ser analizado en su conjunto.

Conviene recordar estos principios básicos porque hoy están amenazados. A lo largo del siglo XX se fue perfilando un consenso social que permitió a algunos países, como España, implantar sistemas de impuestos y prestaciones modernos a pesar de las resistencias por parte de una  minoría muy poderosa. Continue reading ¿Qué reforma fiscal?

Por Andalucía con Desiguales Por Ley

En las últimas semanas he viajado dos veces a Andalucía, esa tierra que tanto me tira. Estuve en la Escuela de Formación Feminista de Baeza, que este año celebra los 20 años de existencia. . Luego fui a Jerez a presentar Desiguales Por Ley , invitada por ATTAC Jerez. Al pasar por Sevilla me paré a hablar con la Asamblea de Delegadas de CCOO. Ya de vuelta en Madrid, al día siguiente estuve en la tertulia de Clásicas y Modernas.

Muy contenta de hablar de estos temas con tanta gente. Es un momento propicio para la confluencia de la lucha social y feministas. Las multitudinarias manifestaciones del 8 de Marzo nos dan mucha esperanza en esta sentido.

Seguimos!

Economía feminista: unidad de acción frente al neoliberalismo y al patriarcado

Este otoño se ha producido un evento que me parece de especial relevancia para el feminismo español: el IV Congreso de Economía Feminista, celebrado en Carmona (Sevilla), durante los días 3, 4 y 5 de Octubre de 2013, y organizado en esta ocasión por la Universidad Pablo de Olavide.

Este no ha sido solamente un congreso científico, y no ha sido como los anteriores. Este año el movimiento feminista ha estado más presente que nunca.

Esta es la gran novedad: el movimiento feminista ha llegado a la necesidad de arremangarse para meter las manos en la masa de la economía. Ya no se trata solamente de denunciar la situación desigual de hombres y mujeres en todos los ámbitos materiales, que eso sí se venía haciendo durante las últimas décadas, sino de responder a la pregunta crucial: ¿Qué podemos hacer ante esta situación? Este es el punto de inflexión, lo que Celia Amorós llama el paso del ‘memorial de agravios’ a la construcción de las reivindicaciones feministas.

Con el ánimo de contribuir a este proceso, en este artículo abordaré algunos temas que considero cruciales, conservando y reflejando los ecos que aún conservo en mi memoria de las interesantísimas discusiones de Carmona. Después destacaré algunas de las conclusiones y de las reivindicaciones que considero importantes para ese programa económico feminista que debemos construir conjuntamente.

Leer artículo completo en SinGenerodeDudas

La economía sumergida: un enemigo demasiado común

Revista Trasversales número 30 octubre 2013-enero 2014

Otros textos de la autora

María Pazos Morán es autora del libro Desiguales por Ley. Las políticas públicas contra la igualdad de género


 Durante los días 3, 4 y 5 de Octubre hemos celebrado el IV Congreso de Economía Feminista en Carmona (Sevilla), acogido en esta ocasión por la Universidad Pablo de Olavide. Ha sido destacable la mezcla entre académicas y activistas, entre jóvenes y mayores, entre distintas procedencias geográficas y de todo tipo.

Lo primero que se evidenció en el Congreso fue el gran interés que se ha despertado en el feminismo actual por la economía. Ya no se trata solamente de denunciar la situación desigual de hombres y mujeres en todos los ámbitos materiales, que eso sí se venía haciendo durante las últimas décadas, sino dresponder a la pregunta crucial: ¿Qué podemos hacer ante esta situación? Este es el punto de inflexión, lo que Celia Amorós llama el paso del ‘memorial de agravios’ a la construcción de las reivindicaciones feministas.

Algunas mujeres, ante las escandalosas y persistentes injusticias, se ven atraídas hacia una reacción comprensible: “no queremos esta economía”. Es lógica esta reacción, y lo primero que procede es comprenderla. El muro es tan grande que parece imposible de derribar.

Leer artículo completo en la Revista Transversales

 

De Nuria Varela en La Marea: Desiguales por Ley

Esa es la tesis que mantiene María Pazos en su último libro, Desiguales por ley: las políticas públicas vigentes proporcionan incentivos económicos para que se mantenga la familia tradicional, no permiten que ambos sexos puedan repartirse igualitariamente el cuidado de sus criaturas y personas dependientes e impiden a muchas mujeres mantenerse en el empleo de calidad durante toda la vida. Es decir, que a pesar de la retórica oficial, no se ofrecen condiciones materiales para la igualdad, todo lo contrario, las políticas públicas actuales sostienen la desigualdad.

Como dice Soledad Gallego-Díaz en el prólogo, la cuestión es saber por qué, pese a todo, no ha habido manera de acabar con la desigualdad, tampoco en Occidente. Mejor aún, se trata de descubrir dónde están las trampas que, bajo la apariencia de ayuda a las mujeres para contrarrestar esas desigualdades persistentes, lo que están haciendo es perpetuarlas, colaborando a que se enquisten.

Leer el resto en La Marea. Gracias, Nuria Varela!