Reforma fiscal: ¿es cosa de hombres?

Para empezar, hace un año el Gobierno designó una Comisión de Expertos, formada por nueve hombres y cero mujeres, para que diseñara las bases de la reforma fiscal. Desde 2007 está en vigor la Ley de Igualdad, según la cual los nombramientos públicos deben atenerse al principio de que ningún sexo constituya menos del 40% ni más del 60%. ¿Cómo es posible que el propio Gobierno se la salte a la torera, habiendo tantas mujeres que trabajan en el tema? Según alguna gente, las leyes están para violarlas. Pero no saquen conclusiones apresuradas: que el Gobierno infrinja la Ley de Igualdad no tiene nada que ver con que, por ejemplo, una ciudadana infrinja la Ley Mordaza; leyes, como mujeres, las hay de dos clases.

Leer entrada completa en Más de la Mitad

Reforma fiscal, mujeres y familias

En El País hoy

La reforma fiscal de 2014 supondrá una pérdida de recaudación de 9.000 millones de euros, que se distribuirán entre todas las personas actualmente contribuyentes para “aumentar su renta disponible”. Un aumento generalizado, y por tanto pequeño, que no cambiará la vida de las personas actualmente contribuyentes pero que sí supondrá una merma en los recursos disponibles para atender a las personas que más lo necesitan: familias sin ningún ingreso, personas dependientes que ahora no acceden a los servicios públicos, personas sin atención sanitaria, criaturas sin acceso a una escuela de educación infantil, etc.

Como siempre que disminuyen los recursos disponibles para protección social, las mujeres saldrán especialmente malparadas por varias razones:

Leer el artículo completo en El País

Amas de casa y paro

En Más de la Mitad

El Presidente de la mayor organización patronal española (CEOE) dice que el paro es del 26% en España porque 1 millón de amas de casa se han apuntado para recibir subsidios). No es verdad: la tasa de actividad femenina española es menor que la de nuestros vecinos europeos (Francia, Portugal, Alemania, Reino Unido…). Tampoco es posible que, salvo casos de verdadero despiste, alguien se apunte al paro con la esperanza de un subsidio para ex-amas de casa. Como se ha encargado de recordar Cándido Mendez, los subsidios solo son para personas que pierden un empleo. Así que El Sr. Rosell se lució.

Pero lo verdaderamente alarmante es que ese señor realmente piensa que las mujeres deberían haberse quedado en casa. Este es el imaginario social de nuestro empresariado, y a partir de ahí podemos hacernos una idea del calvario de las mujeres en el mercado laboral español. Continue reading Amas de casa y paro

Reforma fiscal: lo que nos jugamos

En Público.es

El PP nos propone un retroceso en libertades fundamentales que la ciudadanía rechaza ampliamente, como la reforma Gallardón para limitar el derecho de las mujeres a interrumpir libremente su embarazo, la Ley Mordaza, la reforma educativa de Wert, etc. Por otro lado, sus políticas económicas han dado resultados catastróficos hasta ahora. ¿Cuál es, entonces, el secreto de su relativo mantenimiento en intención de voto? Continue reading Reforma fiscal: lo que nos jugamos

Las mujeres ya pueden ser presidentas sí, pero ¿algo más?

El FMI declara que es necesario que las mujeres se incorporen al empleo. La OCDE otro tanto. Ayer lo repetía FElipe Gonzalez, y declaraba que el Siglo XXI será de las mujeres. Hay innumerables estudios sobre lo que aumentaría el PIB si eso se produjera en condiciones de igualdad con los hombres.

Ya se conoce ampliamente, y se resalta frecuentemente, la mayor capacitación femenina, porque es verdad que las mujeres obtienen mejores resultados académicos y en muchos países ya tienen más nivel de formación. Y no hablemos de las loas a la seriedad, la responsabilidad hacia su familia, hasta el punto de que los programas “focalizados” de lucha contra la pobreza otorgan a las madres (y no a los padres) las llamadas “transferencias monetarias condicionadas” porque, opina el Banco Mundial, ellas las administrarán mejor a favor de sus criaturas.

Así que todo parece indicar que las mujeres se han ganado, si no todo el siglo, que nadie pretende quitar su parte a los hombres, sí la mitad que les corresponde. Hacia dónde vamos? Desgraciadamente en sentido contrario. Continue reading Las mujeres ya pueden ser presidentas sí, pero ¿algo más?