Futbol masculino y cambio social

Mucho tiene que cambiar en el deporte, pero es verdad que algo se mueve. En medio de tantas turbulencias, hace unos días me encontré con una agradable sorpresa: este artículo de Ramón Lobo sobre el machismo en el fútbol. Muy bueno y bien  documentado, ofrece evidencias de cómo la marginación de las mujeres se mantiene a base de represión en diferentes formas, micromachismos y macromachismos; machismos al fin y al cabo.

Impagable documento es el vídeo que ofrece con la historia del futbol femenino en el mundo anglosajón a principio del Siglo XX, hasta que algunos hombres “se sintieron amenazados” y se prohibió. Ahora no está prohibido pero sigue habiendo múltiples mecanismos represores.

Ramón Lobo cita una tertulia en la que coincidimos y que según él “salió un poco mal” pero luego le hizo pensar. Continue reading Futbol masculino y cambio social

Sobre el fútbol: Filosofar en Libertad

Este domingo (24 de Noviembre) participaré en el Café Filosófico que organiza Juan Trouillhet, esta vez con el interesante tema del fútbol.

No hace falta aclarar que cuando se dice fútbol debe entenderse ‘fútbol masculino’, de la misma manera, y con la misma ‘lógica aplastante’ (jeje), que cuando se dice ‘fútbol femenino’ debe entenderse ‘fútbol femenino’. Continue reading Sobre el fútbol: Filosofar en Libertad

Las cuentas del futbol masculino

Hoy me entero por este artículo en El País de que los equipos de primera (de futbol masculino) deben 627 millones de euros a Hacienda. Para comparación: la suspensión de la ley (ya aprobada) por la que el permiso de paternidad debía haberse aumentado a 4 semanas el 1 de enero pasado ha supuesto (según estimaciones gubernamentales) un ahorro de 200 millones de euros, o sea menos de un tercio de esa deuda.

Parece que los clubes están arruinados pero se siguen endeudando. El Sector Público sigue permitiéndolo y ayudandoles con subvenciones. Es más, ¡se les permite que tengan deudas con Hacienda! Otro ejemplo más de que eso de la austeridad es selectiva, por expresarlo suavemente.

Además, ¿no sería de elemental justicia que se gastara lo mismo en el futbol masculino que en el femenino?. Otra cifra: 3.000 millones de euros se podrían ahorrar eliminando la declaración conjunta en el IRPF, y sin embargo el Gobierno no se cuestiona esa partida que lo único que hace es favorecer a los maridos de rentas medias y altas. ¿Por qué?

Cuando se habla de ‘Presupuestos con perspectiva de género’, muchas veces se elaboran sofisticados discursos. Sin embargo, a mí me parece mucho más simple: los presupuestos públicos están a favor del estatus quo patriarcal; y quienes deciden siguen apostando por mantener ese estatus antidemocráticamente.

Mundial de futbol masculino

Con lo bien que empezaron, perdiendo el primer partido… Pero la cosa se tuerce, y según se tuerce aumenta el desvarío colectivo. Lo de ayer fue un palo muy gordo. Dirán que me pongo seria, que no sea aguafiestas, que es un deporte… Já, deporte!

Ayer la locura ya había inundado hasta la tertulia de Iñaqui Gabilondo (mira que estaba bien antiguamente!): “Este triunfo ha cambiado el tono vital de la sociedad española“; “El País lo necesita en estos momentos“; o (el propio Iñaqui) “La alegría sociológica del momento“; y la única mujer de la tertulia (mira que hasta ahora era paritaria!): “Yo, como es natural, quiero que gane España, pero aquí estoy tomando apuntes. Con tanta gente que sabe tanto, yo callada“. Y olé! Yo también tomaba apuntes, como véis. Y apunté los titulares de las portadas de hoy:

Continue reading Mundial de futbol masculino

Ajedrez: estadística nada más… !y nada menos!

El 13 de enero en Público leo sobre un estudio: “por qué las mujeres no triunfan en el ajedrez”.

No da la referencia del estudio. No sé si se referirá al que comenta Ed Yong en este intereantísimo post. Explica Ed Yong que, en un artículo publicado en Proceedings of the Royal Society, Merim Biladic analiza los datos de jugadores y jugadoras de ajedrez y concluye que, con las pocas mujeres que juegan, es ‘estadísticamente lógico’ que no haya más mujeres en la cima. En concreto, llegan menos mujeres que hombres simplemente porque la probabilidad de que alguien del grupo menos numeroso llegue a las mismas cotas que alguien del más numeroso es menor. O sea,  es simplemente una cuestión lógica demostrable con un modelo estadístico: llegan menos mujeres porque hay menos que lo intentan. Al menos por eso.

Continue reading Ajedrez: estadística nada más… !y nada menos!