¿Ortorexia o avaricia de la industria alimentaria ?

En plenas vacaciones de la Semana Santa, uno de los telediarios de mayor audiencia emitió una típica “noticia” de relleno o consejo vacacional: ¡cuidado con la ortorexia!

La Ortorexia u Orthorexia es una supuesta enfermedad cuya definición es “la obsesión por comer sano“. Lo que me pareció más alarmante de la noticia es que citaba como fuente a la Organización Mundial de la Salud, según la cual esta enfermedad afectaría al 28% de la población.

He ido a buscar las fuentes y no he encontrado referencias concretas a la OMS, ni siquiera en la página oficial del “inventor” de esta enfermedad . Vaya, igual la OMS no ha llegado tan lejos, aunque no me hubiera extrañado.

Sin embargo, la noticia no es nueva. Continue reading ¿Ortorexia o avaricia de la industria alimentaria ?

Contra la discriminación por maternidad: ¡paternidad!

Cuando aquél ángel le dijo a Eva “parirás con dolor”, se olvidó de decir: “y te quedarás sin empleo”. Es más, si hubiera comprendido el fenómeno llamado “discriminación estadística”, hubiera añadido: “pensarás que puedes zafarte de esta maldición si no eres madre, pero te equivocas: las empresas te rechazarán o te pondrán  en puestos precarios solo porque puedes serlo”.

Hace ya meses que pasó el día instituido por la Comisión Europea para concienciarnos sobre la discriminación salarial femenina y para aconsejarnos en un emblemático vídeo: “cerrad la brecha salarial de género”, como si estuviera en nuestras manos cerrarla. La brecha sigue ahí, así que será mejor no esperar un año más para seguir intentando comprender sus causas y buscando soluciones que, adelantémoslo, existen.

Leer entrada completa aquí, en Agenda Pública

Debate sobre cuidados en la TV pública vasca

El documento con la propuesta de reestructuación del sistema de cuidados que escribimos Bibiana Medialdea y yo por encargo de la Ejecutiva de PODEMOS sigue abriéndose paso en el debate social, aunque más lentamente de lo que me gustaría. Se montó un cierto revuelo durante los días posteriores a su presentación, pero ahí quedó la cosa.

Me gustaría que mucha más gente lo leyera, lo discutiera, lo rebatiera, escribiera documentos con propuestas alternativas… pero por el momento no está pasando mucho de todo esto. Como dije en la presentación pública del documento,  el peligro no es el desacuerdo sino el silencio, el mirar hacia otro lado ante los derechos no asegurados y las necesidades no atendidas.

Aquí queda una entrevista que me hicieron en la Televisión Pública vasca, programa “Sin Ir más lejos”. En este link, a partir de 2 horas y 27 mn

Es muy interesante uno de los videos que muestran: preguntan si los padres deberían tener el mismo permiso que las madres; y la gente responde que por supuesto que sí! ¡Es que es de cajón y de justicia!

 

Ninguna mujer nace para puta

Pepa Bueno en el programa de la CadenaSer Hoy Por Hoy: – Aconsejaría Ud a su hija o a su hermana ser prostituta?

Albert Rivera (líder del partido “Ciudadanos”): -No, al contrario, intentaría disuadirle. Pero si alguien decidiera hacerlo voluntariamente no le criminalizaría ni dejaría de existir para mí

Esta respuesta contiene dos falacias. La primera que las prostitutas son de cualquier clase social. Falso. Como regla general, no son hijas de políticos ni nacen en familias de la clase media o alta. La segunda es que las prostitutas deciden serlo voluntariamente. Falso. Como regla general, son mujeres que se ven abocadas a ello, y si se les ofrece asistencia social, laboral, médica y policial están encantadas de abandonar esa actividad en la que se ven atrapadas.

Me hago eco del manifiesto lanzado por Rosa Cobo, Forum de Política Feminista y Asociación Nosotras Mismas (copio aquí abajo). Antes, como siempre que hablo de prostitución en este blog, linko aquí este artículo corto y clarividente

Manifiesto: NINGUNA MUJER NACE PARA PUTA Continue reading Ninguna mujer nace para puta

¿Es posible cambiar las mentalidades sin cambiar las estructuras patriarcales?

Algo importante ha cambiado en las últimas décadas. Las mujeres nos hemos incorporado masivamente a la educación reglada y al empleo; en la mayoría de los países tenemos ya los mismos derechos civiles que los hombres y podemos llegar a las más altas responsabilidades. Los gobiernos realizan declaraciones a favor de la igualdad; las eventuales meteduras de pata machistas por parte de personas públicas son inmediatamente reprobadas. No podemos añadir que hay muchas “políticas de igualdad”, pero sí las ha habido durante un tiempo. Ha habido institutos de la mujer, unidades de género en las instituciones, congresos, cursos…. Pero ¿cómo ha cambiado la vida de la mayoría de las mujeres? Y sobre todo, ¿qué perspectivas tiene de cambiar?

Leer entrada completa en Revista Trasversales